Ya sea como piloto comercial o como piloto privado, si tuvieses que definir las habilidades de un piloto, seguramente enseguida te vendrían a la mente las cualidades de una persona equilibrada. Esto es así porque todos sabemos que pilotar un avión implica una gran responsabilidad.

Seguramente también pensarías que debe ser una persona muy bien formada. Como en el caso de los cirujanos, por ejemplo. una alta formación nos ofrece tranquilidad con los profesionales en cuyas manos nos debemos poner.

En definitiva, podríamos decir que nos sentimos seguros cuando un piloto de avión es una persona responsable, confiable, capaz de tomar decisiones y equilibrada a la par que altamente cualificada.

Ya en 1995, la aerolínea Australiana Qantas, hizo un estudio al respecto de las habilidades de los pilotos y los resultados fueron sorprendentes. Veamos qué cualidades son imprescindibles para quienes pilotan un avión.

Las habilidades de un piloto

Ser el comandante de un avión es algo con lo que muchos niños sueñan. Sin embargo, a priori, puede parecer algo al alcance sólo de unos pocos. Ser piloto requiere mucha dedicación, tanto a la hora de formarse, como en la labor diaria que desempeñan.

En cuanto a cualidades generales se refiere, podemos hablar de tres fundamentales:

La resiliencia

La resiliencia puede definirse como la capacidad de afrontar y superar las situaciones adversas. La persona con alta resiliencia saca siempre enseñanzas positivas de las circunstancias adversas. Ésta es una cualidad muy necesaria, aunque a veces se desconozca. En pleno vuelo pueden ocurrir gran cantidad de situaciones imprevistas o, incluso, pueden darse errores técnicos, mecánicos o personales.

Las personas con esta cualidad afrontan este tipo de situaciones gestionando el vuelo, buscando soluciones e implementándolas.

Esta es una cualidad que se va afianzando con el tiempo y tiene que ver con la autoconfianza. Aunque no es exactamente lo mismo, puesto que el exceso de confianza no es una buena cualidad. Ser excesivamente confiados puede llevarnos a cometer errores, sin embargo, la resiliencia te pone en marcha ante las adversidades. La resiliencia, en resumen, debe formar parte de las habilidades de un piloto.

La gestión del estrés y la toma de decisiones

Aunque cada vuelo es diferente, todos comparten una serie de chequeos y procedimientos que deben cumplirse antes, durante y después de cada uno, sin omisión y bajo tiempos estructurados. Además, en vuelo, pueden darse situaciones complicadas de emergencia. En ellas, el piloto recibe muchas demandas a la vez y debe ser capaz de seleccionar bien el orden y el tipo de respuesta. Cuando una persona hace una buena gestión de todas estas situaciones es capaz de seguir funcionando con normalidad ante tal exigencia.

Ligado a todo esto, está la capacidad de toma de decisiones. Cuando un piloto adquiere bien las competencias básicas de su labor (como la preparación del vuelo, la aplicación de procedimientos o la comunicación) le es más fácil tomar decisiones para gestionar situaciones de esta índole.

El autocontrol

Esta competencia ayudará al piloto a gestionar las emociones e impulsos que puedan aparecer en situaciones delicadas como, por ejemplo, en el caso de que algún instrumento falle o haya un problema de comunicaciones. Aunque esta habilidad puede desarrollarse con la experiencia, es muy importante para operar el vuelo con eficiencia.

habilidades pilotos

Las aptitudes que complementan las habilidades generales

Si con las anteriores ya te haces una idea de cómo debe ser un profesional que va a hacer volar un avión, queremos que conozcas algunas aptitudes que completan el perfil de un piloto. Sumamos, por tanto, más cualidades a las habilidades de un piloto.

Un piloto debe ser una persona flexible. Como se apuntaba anteriormente, muchas son las situaciones que pueden modificar la estabilidad de un vuelo. Cuanto más preparado y formado esté el piloto, mayor será su capacidad de adaptación a esas situaciones nuevas o imprevistas.

Muy ligado a ello está la experiencia. Cuantas más horas de vuelo tenga el piloto, mejor capacidad de respuesta tendrá en mayor tipo de circunstancias.

También es importante tener una alta capacidad de comunicación. A parte de los conocimientos que un piloto debe tener, es imprescindible que sepa comunicar y comprender lo relativo a la gestión del vuelo. Además, hay que tener presente que deberá comprender a personas en otros idiomas. No hay que olvidar que, en aviación, el idioma por excelencia es el inglés. Por ello, la formación en idiomas es imprescindible para mejorar la capacidad de comunicación de un piloto.

Otro aspecto esencial es la capacidad de aprendizaje y adaptación. La aeronáutica es un área en continuo avance, sobretodo en el ámbito tecnológico. Por lo tanto, un piloto privado o comercial deberá estar en constante reciclaje y aprendizaje.

Competencias profesionales de los pilotos

Estas cualidades, habilidades y aptitudes no son lo único, a ellas debe unirse las competencias del piloto. Nos referimos a aquellas capacidades y destrezas específicas de la profesión:

  1. Ser capaz de aplicar los procedimientos según la situación concreta.
  2. Ser capaz de gestionar la trayectoria del vuelo de manera automatizada y de forma manual.
  3. Debe tener capacidad de liderazgo y de trabajar con diferentes equipos.

En definitiva, las habilidades de un piloto son muchas y muy variadas. Solo mencionar que hemos destacado las características principales, pero seguro que tú también tienes algo que aportar a esta fascinante profesión. ¿Qué cualidades reúnes para convertirte en un buen piloto?

Y recuerda, si estás pensando en adentrarte en el mundo de la aviación, no olvides consultarnos sobre el curso de piloto privado o cualquier otra de nuestras formaciones de piloto.