Los Tripulantes de Cabina de Pasajeros (TCPs), también conocidos como auxiliares de vuelo, asistentes de vuelo, azafatas o aeromozas, son quizás la parte más importante del personal de un avión. Además de encargarse de que los pasajeros tengan un vuelo agradable y estén lo más cómodos posibles, son los responsables de la seguridad durante el vuelo. Por ello, dentro del equipo de tripulantes de un vuelo, a cada uno se le asigna una función determinada. Veamos algunas de las funciones de un TCP.

¿Cómo comienza un día de trabajo en la vida de un TCP?

Al principio de su jornada laboral, los tripulantes que ese día van a volar juntos asisten a una reunión dónde se les asigna, a cada uno, la zona del avión que queda a su cargo. Y, por consiguiente, qué equipos de emergencia debe revisar.

Una vez a bordo, el Tripulante de Cabina o Auxiliar de vuelo deberá, principalmente:

  • Examinar el material de emergencia del avión
  • Comunicarse con los pasajeros y atender sus consultas
  • Asegurarse de que los pasajeros tengan un vuelo agradable y cómodo
  • Hacer las pertinentes comprobaciones en puertas, luces, rampas, cinturones, etc.
  • Realizar las demostraciones de seguridad y asegurarse de que el pasaje sigue sus recomendaciones

Pero su trabajo no queda ahí y las funciones de un TCP van más allá. Ser Tripulante de Cabina no es sólo atender de manera amable al pasajero, llevarlo a su asiento o explicarles cómo colocarse una mascarilla de oxígeno. La labor de un auxiliar de vuelo incluye otras funciones importantes.

Las funciones de un TCP y la seguridad

Aunque el avión es el medio de transporte más seguro hoy en día, la rapidez a la hora de actuar en caso de emergencia, es básica. En este punto es donde entra en juego la verdadera labor de un Auxiliar de Vuelo. En términos generales, un tripulante de cabina es el encargado de garantizar el cumplimiento de todos los procedimientos de seguridad del avión. Por lo tanto, su labor influye directamente en el desarrollo completo y correcto de un vuelo seguro para todos.

Siempre deben estar preparados y alerta para cualquier situación que se pudiera presentar. Pues, en caso de emergencia, es labor del personal de cabina mantener a salvo al pasaje. Para ello, debe tener muy claro el procedimiento a seguir según la situación a la que se enfrente.

En este sentido, deberá estudiar las salidas de emergencia y saber abrirlas de manera segura, en caso de ser necesario. Tiene que ser capaz de transmitir y comunicar al resto de miembros de la tripulación lo que ocurre y qué procedimiento seguir. Debe tener los conocimientos necesarios para poder prestar auxilio tanto a pasajeros como al resto de miembro de la tripulación.

funciones TCP

¿Algún médico a bordo?

En caso de producirse alguna emergencia médica a bordo, el primero en atender al pasajero afectado será algún miembro de la tripulación. De hecho, durante la formación de un TCP, los aspectos de medicina y primeros auxilios son de gran importancia. Por ejemplo, saben identificar una hipoxia (déficit de oxigeno en sangre), conocen los diferentes tipos y como combatirla. Asimismo, tienen conocimientos de primeros auxilios como la RCP (Reanimación cardiopulmonar), tratamiento de quemaduras, hemorragias, intoxicaciones, etc.

Fuego en cabina

¿Has pensado alguna vez qué ocurriría si se produjera un incendio en la cabina del avión? La respuesta es bien clara. El Tripulante de Cabina deberá iniciar los procedimientos necesarios para combatir el fuego. Intentará minimizar, en todo momento, los daños al pasaje y al avión. Es decir, deben conocer dónde están los extintores, deben saber usarlos, deben ser capaces de colaborar y trabajar en equipo para extinguirlo y, a su vez, asistir a los pasajeros que hayan podido ser afectados tanto física como psicológicamente. La lucha contra este tipo de incidencias forma parte también de las funciones de un TCP.

Amerizaje/aterrizaje de emergencia

Cuando esto ocurre, los auxiliares de vuelo tienen un papel fundamental. Ellos son los responsables de hacer una primera evaluación de los daños físicos y materiales que se hayan podido sufrir. Deberán evaluar y organizar al pasaje para poder evacuar el avión de la forma más rápida y segura posible. Una vez hecho, deberán iniciar los procedimientos para la señalización de emergencia pertinente.

Como ves, un auxiliar o asistente de vuelo no es solo quién recibe y acomoda a los pasajeros. Su papel es también clave en la seguridad del vuelo y, por ello, debe estar bien preparado. Las funciones de un TCP son muy variadas y realmente importantes.

Si te gustaría trabajar como auxiliar de vuelo en cualquier aerolínea, no dudes consultarnos sobre el Curso de TCP o cualquier otra formación para trabajar en el sector aeronáutico.

Por último, si te interesa saber más sobre la profesión de TCP no dudes en ver también el artículo “Ser azafata de vuelo. Todo lo que necesitas saber“.